Aires Acondicionados Portátiles Bajo Consumo

El aire acondicionado portátil de bajo consumo es un electrodoméstico de refrigeración con alta eficiencia, consumo energético reducido y desempeño eco-friendly. Acompáñanos a conocer los mejores aires portátiles bajo consumo y sus ventajas. Los equipos que verás en este apartado son aires acondicionados cuya clase energética es la más eficiente del mercado de los portátiles hasta el momento (A+).

¿Los aparatos bajo consumo son un Boom, una moda más o realmente vale la pena la inversión?

Cuando se trata de cualquier tipo de electrodoméstico, lo primero que debemos pensar es en el gasto energético. Y no se trata solo de ser respetuosos con el medio ambiente, sino de la notoria diferencia que hará en la factura del servicio.

Dato curioso: El año 2018 fue el cuarto año más caluroso de la historia de la tierra desde que se llevan registros (Organización Metereológica Mundial).

El cambio climático es una realidad y todos somos medianamente conscientes de las consecuencias del calentamiento global. Pero ¿hasta qué punto es importante hacer cambios en nuestros hábitos de consumo y cuánto impacto puede tener escoger este tipo de aparatos?

Según el Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía (IDAE), un hogar promedio en España, disponiendo de todos los servicios y equipos comunes consume cerca de 4.000 kWh al año. De esos, un 20% se adjudica a los equipos de enfriamiento.

Entonces, al elegir equipos bajo consumo, sí logramos una disminución franca del gasto energético en el hogar. Claro, también es cierto que es complicado hallar un aire acondicionado portátil barato y bajo consumo al mismo tiempo, pero la diferencia en dinero no es tan amplia, y se compensa rápidamente con el ahorro energético traducido en dinero.

¿Cómo elegir un aire acondicionado portátil de bajo consumo?

Estos aires acondicionados portátiles tienen un sistema de ahorro de energía que va desde un 30 a 50%. Por esta razón, son considerados de alta eficiencia, pues son capaces de generar la misma potencia frigorífica o calorífica que otros aparatos, pero consumiendo mucha menos energía en el proceso. 

En este apartado, aprenderás a elegir un modelo que se encuentran dentro de esta categoría según diversos criterios: 

Clasificación energética

Para guiarte, puedes verificar la clasificación energética. Los que se hallan bajo la Letra A, son los más eficientes y mientras más + sumen, esta característica aumenta. Por ley, desde el 2004 todos los modelos vienen etiquetados con esta característica y en la ficha técnica de nuestras reviews puedes encontrarla debidamente señalada.

Bomba de calor

Este sistema se ha hecho muy popular en base a sus muchas ventajas y las nuevas tendencias jurídicas respecto a los aparatos de consumo eléctrico. En lo que respecta a refrigeración residencial, existen tres tipos de bombas de calor: Aire-Aire, Aire-agua y bomba de calor geotérmica.

Todos los tipos se cuentan como Energía Procedente de Fuentes Renovables así que si ese modelo de aire acondicionado que tanto te gusta cuenta con bomba de calor, vas por buen camino.

Tecnología Inverter

La tecnología inverter es un componente casi obligado de los aires acondicionados modernos. Es una función relacionada con la capacidad del sistema frigorífico de variar su temperatura a la par de los cambios en la temperatura interior.

Anteriormente, los equipos iban de 0 a 100% de potencia. Es decir, el equipo estaba apagado, o encendido a plena potencia. Ahora no; gracias a la tecnología inverter, después de conseguir la temperatura deseada, el dispositivo va bajando gradualmente la potencia a fin de mantener el nivel alcanzado sin gastar más energía.

Incluso, aunque algunos no posean función automática para graduar su funcionamiento, sí tienen varios grados de potencia que pueden elegirse manualmente de modo que no necesariamente esté al máximo siempre.

La razón por la que los dispositivos más modernos poseen esta tecnología, aparte del confort, es para bajar el consumo innecesario de energía.

Stand-by: el consumo en espera y la función Light

Cuando un electrodoméstico o aparato electrónico se encuentra en stand-by, significa que está apagado, pero a la espera de recibir órdenes.

Muchos desconocen que en stand-by, los aparatos siguen consumiendo energía y otros piensan que ese gasto es insignificante. No obstante, según el IDAE este representa el 6,6% de la energía consumida a nivel doméstico.

Al consumo en espera, se le conoce como consumo vampiro.

Veamos cuánto es eso en términos prácticos. Si un hogar consume en promedio 4000 Kwh al año, significa que al menos 264 KWh se consumirán en stand-by, es decir, mientras el equipo está apagado.

¡A una tasa de 0.31 € como precio hipotético, serían 81.84 euros pagados por el equipo apagado! ya sabemos por qué le llaman consumo vampiro.

Conscientes de eso, algunas marcas de aires acondicionados portátiles han incorporado la función light que apaga todas las luces y reduce el consumo de esta porción, que ciertamente es un gasto innecesario y fútil.

Si tienes dudas al respecto, prueba comparar cuántos euros te costará en tu factura un aparato A+ versus uno tradicional mediante la Calculadora de gasto energético y verás cuánto puedes ahorrar a largo plazo.

También disfruta del siguiente vídeo que muestra ¿cómo escoger electrodomésticos de bajo consumo?

Cómo escoger electrodomésticos de bajo consumo from Ecoperiodismo on Vimeo.

Estamos convencidos te interesarán estas categorías: